9 C
Cusco
martes, diciembre 1, 2020
Inicio Columnas Aarón Medina EL TREN DE LA HISTORIA SOLO PASA UNA VEZ

EL TREN DE LA HISTORIA SOLO PASA UNA VEZ

El año 2020 pasará a la historia, de eso no tenemos ninguna duda. Un año en el cual un virus de origen oriental logró confinar al mundo occidental, será recordado por siempre. Quizás por ello, a inicios de la cuarentena europea y americana, un importante grupo de intelectuales occidentales publicaron sus tesis a favor de la llegada de grandes cambios para los Estados y sus sociedades. La refundación del Estado y las nuevas relaciones internacionales fueron los principales temas de atención.
Lamentablemente al Perú, y al Cusco, la ola reformista (por lo menos teórica) llegó muy débil. Si bien la precariedad del sistema de salud pública y el sistema educativo invitó al presidente Vizcarra, a los congresistas y algunos actores políticos a impulsar la reactivación del Acuerdo Nacional; lo cierto es que, una posibilidad de reforma del Estado aún está muy lejos de iniciarse. A pesar de los buenos textos que se escribieron al respecto; sobre todo, desde el Instituto de Estudios Peruanos. (Sugiero la revisión del texto “Crónica del Gran Encierro”).
Siendo justos, el desinterés al movimiento internacional reformista no es propio del presente; si observamos los sucesos históricos más importantes de los últimos siglos el Perú fue un país desinteresado por las nuevas ideas y tendencias reformistas. No por gusto, fuimos de los últimos en independizarnos formalmente. Y el último en intentar construir una República verdadera, empresa que hasta el día de hoy, y a un año del bicentenario, tratamos de concluir. Somos pues, un país conservador.
Las reflexiones más importantes para la clase dirigente se enfocan en la conservación del mercado pre-COVID-19, con sus mismos problemas (altísima informalidad) e injusticias (brechas sociales). Resulta ser tan fuerte el neoliberalismo peruano que, a pesar de la evidencia pública y dramática de la fragilidad de nuestro Estado, tuvo la capacidad de esconder la agenda reformista, y en algunos casos satanizarla (v.gr. la irrupción de la figura de Hugo Blanco mediante la proyección de su documental y el tema de la expropiación de las clínicas privadas). Mientras que en el resto de países, a pesar de sus crisis sanitarias y económicas propias, se debate con libertad el futuro del Estado, la democracia como régimen político válido en tiempos de altísima digitalización y la coherencia jurídico-fáctica entre el modelo económico constitucional y su mercado; acá lo que menos nos interesa es la reflexión, ¿alguien sabe si el Acuerdo Nacional sigue sesionando?
Es bastante triste la situación; pues, si algún tren solo pasa una vez: es el de la historia.
Los encargados de subirnos al tren de la historia, prima facie, son los políticos. Su incapacidad de hacerlo, y las consecuencias que esto conllevará, es la responsabilidad de todos nosotros por mantener y aceptar una clase política amateur, muchas veces prestada de otras actividades, principalmente del empresariado, que, debido a su falta de formación política la interpretación de éste contexto histórico resulta ser un asunto de etiquetas.

Most Popular

Sedacusco debe explicar proceso de licitación en compra de materiales

En la primera convocatoria consideraron como valor referencial la suma de S/ 12 millones, pero en el segundo bajaron a la S/...

López Aliaga: “Todo político corrupto debe ser castigado con cadena perpetua”

Refiere candidato presidencial de Renovación Popular, Rafael López Aliaga Además, señala que de llegar al Gobierno expulsará del país...

Recent Comments