7.1 C
Cusco
viernes, agosto 12, 2022
Inicio Actualidad CUSCO ES UNA BOMBA DE TIEMPO

CUSCO ES UNA BOMBA DE TIEMPO

Cusco es la segunda región con más conflictos sociales. 16 se encuentran activos y 8 latentes

La región del Cusco es la segunda a nivel nacional que concentra la mayor cantidad de conflictos sociales, según el último reporte de la Oficina Defensorial de Cusco. La propia representante de esta institución, Rosa Santa Cruz Córdova confirmo la existencia de 16 conflictos activos y 8 latentes. La mayoría de estos problemas se registran en provincias altas y se deben a la relación tensa con las empresas mineras.

La particularidad de Cusco con respecto a los conflictos sociales es la manera “dinámica” en que se van desarrollando. En cualquier momento se pueden activar y pasar a un nivel de enfrentamientos. Además, existen expectativas insatisfechas originadas en los últimos comicios electorales, cuando los distintos grupos políticos incluyendo al actual gobierno liderado por Pedro Castillo, se comprometieron a solucionar las demandas de la población.

“Desde hace varios meses somos la segunda región con mayor cantidad de conflictos sociales, después de la región Loreto que tiene mayor cantidad de casos. En caso de Cusco tenemos 16 conflictos activos y otros 8 latentes, es decir que no tienen mayor actividad. Los casos latentes no quiere decir que no exista el conflicto, en cualquier momento pueden activarse con acciones de protesta o incluso enfrentamientos”. Señaló la abogada Rosa Santa Cruz.

De los 16 conflictos activos que tiene la región Cusco, un grupo de diez se encuentran ubicados geográficamente dentro del corredor minero, entre las provincias de Chumbivilcas y Espinar y son generados por la tensa relación con las empresas mineras de la zona. Estos conflictos tienen ya más de 2 años sin resolver y cada cierto tiempo se intensifican por los bloqueos de las carreteras y enfrentamientos con los policías.

La representante de la Defensoría del Pueblo advirtió que el conflicto socio-ambiental en el corredor minero tiene un proceso de diálogo abierto con el gobierno central. El principal pedido de las 11 comunidades es, ser consideradas como proveedoras de la empresa minera Las Bambas que funciona en Apurímac pero utiliza las vías que pasan por Chumbivilcas para sacar sus minerales hacia la costa.

“Debemos advertir que al inicio fue difícil el proceso de diálogo pues la empresa minera y el Estado no aceptaban que las comunidades sean proveedoras de servicios como el transporte de los minerales mediante camiones encapsulados. Luego de medidas de fuerza y la intervención del ex primer ministro Guido Bellido, han aceptado esta exigencia. Ahora falta definir los detalles de la manera en que se prestaran estos servicios”. Señaló Víctor Villa Zambrano, asesor legal de las comunidades del corredor minero.

MÁS CONFLICTOS MINEROS

En la provincia de Chumbivilcas, existen comunidades que se encuentran en pie de lucha en contra de la empresa minera Hudbay a la que exigen la firma de un convenio marco para que esta se comprometa a entregar anualmente, 50 millones de soles de sus ganancias económicas. Por año solo entregan 3.5 millones de soles. Este dinero sería utilizado para ejecutar proyectos productivos e infraestructura en favor de la población del distrito de Livitaca.

Otras comunidades de Chumbivilcas se encuentran a la expectativa de los procesos judiciales que afrontan sus dirigentes por haber encabezado protestas en contra de las mineras como Anabi S.A.C. el año 2011. Ellos fueron denunciados por atentar contra la propiedad privada. Han amenazado con asumir medidas de fuerza en caso existan más denuncias. Ellos consideran que se han “criminalizado sus protestas”.

En la provincia de Espinar funciona el proyecto minero Antapaccay que pretende ampliar sus operaciones mediante el proyecto Corccohuayco. A pesar que esta posibilidad ha sido pospuesta por la empresa minera, los pobladores de esta zona han realizado marchas de rechazo para exigir un proceso de consulta previa.

DEMANDAS EN LA CONVENCIÓN

Los últimos reclamos de los productores cocaleros en la zona del Valle del Río Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM); así como las demandas por el alto precio del gas son motivos para considerar a la provincia de La Convención como una zona con conflictos activos. Estos grupos sociales exigen que la Empresa Nacional de la Coca (ENACO) les pague 150 soles por arroba (11 kilos) de hoja de coca. Actualmente reciben 90 soles como máximo. Son más de 30 mil personas que se dedican al cultivo de coca en esta zona.

De igual manera, el balón de gas (GLP) que se usa para cocinar llega a costar 90 soles en la zona más alejada del distrito de Echarate en la provincia de La convención. En el resto del país, el balón de gas cuesta 45 soles en promedio. A esto se añade que el Gas de Camisea se extrae en La Convención. “Nosotros los dueños del gas natural (de donde se extrae el Gas Licuado de Petróleo-GLP) cocinamos a leña porque el balón de gas nos cuesta el doble. Esto es injusto”, señala uno de los protestantes convencianos, quienes exigen la construcción de una planta de fraccionamiento para poder extraer el GLP del gas natural.

EN CUSCO EXIGEN OBRAS

Mientras que en provincias altas (Espinar y Chumbivilcas) rechazan los proyectos mineros, en la ciudad del Cusco existen reclamos a las autoridades para que ejecuten obras y den trabajo a los obreros. Semanalmente, Construcción Civil realiza movilizaciones pacíficas. Sin embargo, generan gran congestión vehicular que han ocasionado enfrentamientos menores con los transportistas. Obras como el Hospital Antonio Lorena y el aeropuerto de Chinchero son las más reclamadas. El alto costo de vida y el incremento de los combustibles también han generado movilizaciones y paros que afortunadamente, no han llegado a mayores.

Cualquiera de estos 24 conflictos sociales que existen en la región Cusco puede empeorar y terminar en peligrosas medidas de fuerza. Durante la última llegada del Presidente Pedro castillo al Cusco, distintos grupos sociales estuvieron a la expectativa para reclamarle la solución a sus demandas. Se debieron tomar fuertes medidas de seguridad como el cierre de la Plaza Mayor para evitar enfrentamientos.

Más Popular