19.1 C
Cusco
viernes, febrero 23, 2024
Inicio Actualidad SE ACABÓ EL MONOPOLIO EN MACHUPICCHU

SE ACABÓ EL MONOPOLIO EN MACHUPICCHU

Después de 27 años. La Municipalidad de Urubamba otorgó permiso para que una empresa comunal preste el servicio en la ruta Hiram Bingham.

Se rompió el monopolio que ostentaba Consettur sobre la carretera más codiciada del mundo, vía que une al pueblo de Machupicchu con el complejo arqueológico del mismo nombre. Esta semana, la Municipalidad Provincial de Urubamba otorgó los permisos para que dos buses de la empresa Inversiones Sumaq Ayllu-San Antonio de Torontoy, ingresen por 10 años, a prestar servicio de transporte en la carretera Hiram Bingham. Esta nueva compañía está formada por 168 pobladores de 7 comunidades que están dentro del Parque Arqueológico de Machupicchu.

El año de 1995, se formó una concesionaria millonaria en el Cusco. Consettur comenzó a prestar servicio de transporte en la ruta Hiram Bingham con el compromiso de trabajar con las comunidades del distrito de Machupichu y facilitarles los mejores ingresos, tecnología, educación, salud y otros, pero en la realidad nunca fueron cumplido dichos compromisos. Una cuestionada concesión otorgada por la Municipalidad Distrital de Machupicchu no debía superar los 2 años; sin embargo, este monopolio lleva 27 años aprovechando la carretera. En los años de mayor auge turístico, se calcula que Consettur obtuvo ingresos superiores a los 80 millones de soles anuales. Un grupo minoritario de accionistas de este consorcio son los que se llevan las mayores ganancias. El boleto cuesta 24 dólares la ida y vuelta para los extranjeros, mientras que los peruanos pagan 15 dólares. Es considerada una de las rutas más caras del mundo y solo 24 buses pueden operar, por ser una zona natural y cultural.

Consettur tiene como accionistas a la propia Municipalidad Distrital de Machupicchu con el 38.24 % de acciones, mediante la Empresa Municipal de Transportes Machupicchu – Tramusa. La Empresa de Transportes Turísticos Waynapicchu tiene el 38.89 % de acciones y la Empresa de Transporte Turísticos Pachacútec posee el 22.87 %. Por este motivo, Consettur tiene el respaldo político de los distintos alcaldes de Machupicchu, quienes manejan como Recursos Directamente Recaudados (RDR), un promedio de 8 millones de soles que les deja su empresa Tramusa. Mientras que, desconocen la competencia de la Municipalidad Provincial de Urubamba que según el fallo del Tribunal Constitucional del año 2021 es la institución que debe regular el transporte en la ruta Hiram Bingham.

Durante los últimos 27 años, Consettur nunca ha mostrado públicamente el documento que les otorga la supuesta concesión por 30 años. Sin embargo, el año 2007, el entonces alcalde de la Municipalidad Provincial de Urubamba, Benicio Rios Ocsa (hoy preso por corrupción) firmó un acuerdo extrajudicial para reconocerles los 30 años de concesión.

Para pesar de Consettur, el año 2001, la Comisión de Defensa de la Libre Competencia del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor y Propiedad Intelectual (Indecopi) concluye que dicha empresa le había presentado un contrato de concesión por 30 años y no por dos años, como lo había hecho en otra investigación del 2001. Indecopi terminó sancionando a Consettur por presentar información falsa sobre dicho contrato con 50 Unidades Impositivas Tributarias-UIT, tal como consta en la Resolución 041-2008 del 21 de agosto de 2008, vale decir unos 175 mil soles de esa época.

EL CAMINO A LA LIBRE COMPETENCIA

El 14 de junio del 2021, el Tribunal Constitucional (TC) calificó como “monopolio” el servicio que presta Consettur en la ruta Hiram Bingham: “(…) también es cierto que desde el propio Estado no se pueden imponer prácticas anticompetitivas ni monopolios legales artificiales (artículo 61 de la Constitución), carentes de base constitucional, como ocurrió en este caso” señaló uno de los tribunos.

El principal y peregrino argumento de Consettur para oponerse al ingreso de otros operadores en la ruta y competir como manda la Constitución Política del Perú, es que, la Municipalidad de Urubamba no tiene competencia para licitar o dar permiso. Según su interpretación, el Gobierno Regional del Cusco es el ente competente. Sin embargo, la resolución del TC también señaló que la Municipalidad Provincial de Urubamba es la entidad competente para realizar un proceso de licitación para promover la libre competencia en la prestación del servicio de transportes en la Ruta Hiram Bingham; tal como ya lo habían señalado Indecopi y Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Cusco.

Una vez notificada con el fallo del TC, la Municipalidad Provincial de Urubamba, con su alcalde Luis Valcárcel Villegas inició dos procesos: El proceso administrativo sancionador (fiscalización) y la licitación de ruta que había señalado el TC. El primero concluyo en que Consettur estaba operando de forma ilegal en la ruta Hiram Bingham, al no contar con ninguna concesión o permiso de la autoridad competente. Por estar operando de manera “pirata” y al no haber presentado ningún documento que acredite su mentada concesión de 30 años (desde 1995 hasta el año 2025), la Municipalidad de Urubamba aplicó una Unidad Impositiva Tributaria (S/ 4.400) como multa a Consettur. Además, en los próximos días se requisarán las licencias de conducir a los choferes de Consettur y se decomisarán sus vehículos.

“Esta fue un compromiso de campaña. El pueblo de Urubamba y del Cusco exige terminar con este monopolio y ya hemos cumplido. Ahora toca que las autoridades e instituciones competentes hagan cumplir la autorización que hemos otorgado a nuestros hermanos de las comunidades. Todo se ha realizado en cumplimiento de las leyes y vamos a continuar en esta senda”, señaló Luis Valcárcel Villegas.

Con respecto al proceso de licitación de ruta que inicio la Municipalidad de Urubamba, este tuvo una inesperada adversidad. De manera sospechosa, los propios regidores se opusieron a declarar “Ruta Saturada” (por tener alta demanda y congestión vehicular) la vía Hiram Bingham. Sin embargo, esta decisión allanó el camino para una autorización directa. Sumaq Ayllu-San Antonio de Torontoy es la primera empresa en ser autorizada con 2 buses para operar en la ruta (solo pueden operar 24 buses como máximos). Estos mismos comuneros, fueron “utilizados” por Consettur para oponerse al ingreso del Consorcio Machupicchu a la ruta el año 2020. Consettur les prometió que pasarían a ser socios, pero nunca cumplieron.

“Nosotros somos comuneros de Machupicchu que hemos cumplido con todas las reglas impuestas por el Estado peruano. Nos hemos endeudado para comprar los vehículos y exigimos que se cumplan con todas las garantían para comenzar a operar en la carretera a nuestra llacta. He escuchado que el alcalde de Machupicchu y a los representantes de Consettur se oponen a este derecho que nos hemos ganado por ser hijos legítimos de esta tierra, por eso, los hago responsables de cualquier agresión que podamos sufrir”, señala Daniel Quispe Baca, gerente general de esta empresa.

En las próximas semanas la nueva empresa debe ingresar a prestar el servicio en Machupicchu y el Estado peruano (Policía y otras instituciones) deberá demostrar que el dinero de Consettur no se impondrá sobre las leyes y la Constitución Política.

Más Popular